Visibilidad ante la pandemia del VIH.
La comunidad gay y la censura

¿Qué es el VIH y el SIDA?

El primer informe sobre el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) apareció hacia el año de 1981. Dos años más tarde, en 1983 se descubrió que el SIDA se produce a partir de un virus que se transmite por el contacto de fluidos infectados; éste fue denominado VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana), debido a que provoca una inmunodeficiencia en el organismo, pues ataca a los glóbulos blancos que son los que ayudan a combatir las infecciones que invaden el cuerpo.
Durante más de tres décadas cerca de 32.7 millones de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con este síndrome desde el comienzo de la epidemia. Esta muestra homenajea a aquellos que murieron a causa de esta enfermedad y reconoce a los artistas que lucharon frente esta pandemia con su herramienta y voz: el arte.



Primera plana del New York Times en homenaje a las primeras 100, 000 víctimas por el COVID en Estados Unidos

Noticia del New York Times sobre las primeras 100, 000 víctimas por el virus del SIDA en Estados Unidos

El arte como medio de protesta ante el silencio


El origen de la “peste rosa”

Los primeros casos de SIDA en el mundo se registraron en las ciudades de Nueva York y California a principios de los años 80s. La comunidad homosexual, transexual y transgénero neoyorkina fueron las más vulnerables a causa de las llamadas prácticas de riesgo en el acto sexual. Esta nueva enfermedad fue nombrada de manera coloquial como “peste rosa”, --haciendo referencia al color rosáceo de pequeñas manchas que aparecían en el cuerpo de los infectados--, pronto fue adoptada como una referencia peyorativa a una enfermedad supuestamente exclusiva de la comunidad gay. Miles de infectados dieron rostro a esta rara enfermedad que interrumpió el conservadurismo norteamericano en la era del presidente Reagan y evidenció un problema sanitario y social ante el desinterés gubernamental por atender a los homosexuales y grupos diversos en el sistema de salud.



Heiring: arte contra la muerte, el silencio y el SIDA

A principios de los ochentas, cientos de hombres homosexuales se contagiaron de VIH y murieron por complicaciones de SIDA en los primeros años de la pandemia. Para el 25 de enero de 1991, las víctimas por esta enfermedad llegaron a los 100 mil casos y el New York Times lo reportó con una pequeña nota en la página 18 de aquel día. No había nombres, no había rostros. ¿Quiénes dotaron de voz a estos muertos? Desde colectivos, asociaciones civiles y artistas, el SIDA enfrentó una batalla contra aquellos que no querían vivir en el miedo. Uno de ellos fue Keith Haring, artista pop de la escena neoyorkina que había alzado la voz para prevenir, combatir y luchar contra esta epidemia. Seropositivo, homosexual y artista, Hering creó un legado hacia las masas, con arte en el cotidiano y lleno de un mensaje valiente, con claras referencias al sexo, a la muerte y al amor. Su obra es quizá una de las más relevantes del arte contemporáneo y sigue vigente para las nuevas generaciones como estandarte de guerra contra esta enfermedad. Las imágenes que aquí se presentan tiene como misión la de revivir los estigmas que dejó aquella pandemia y que sigue afectando hoy en día a millones de personas en el mundo.