La ornamentación ha sido considerada una expresión artística secundaria respecto a la pintura, escultura o el grabado. Sin embargo, su presencia y función en el entorno arquitectónico y urbano ha sido imprescindible, se desarrolla como lenguaje visual representativo de las culturas. Esta exposición muestra la influencia que tuvo la enseñanza del ornato en el perfil urbano del Centro Histórico, desde la fundación de la Academia de San Carlos en el siglo XVIII hasta la Escuela Nacional de Bellas Artes durante el Porfiriato. En el primer núcleo se abordan los principios del ornato, su función en la arquitectura y clasificación. En el segundo se explora el método de enseñanza en las aulas. Por último, el tercero profundiza en el impacto de generaciones de artistas y arquitectos en la traza urbana. Con esta exposición, la Facultad de Artes y Diseño da muestra de su compromiso con la conservación y difusión de sus colecciones, piezas clave para comprender parte de la historia de esta ciudad y del arte mexicano.