Historia de las Galerías de la Antigua Academia de San Carlos

Galerías

La Academia consta de once galerías, cuatro en la planta baja y siete situadas en el primer piso. Las dos galerías principales, ubicadas en el primer piso, son la Clavé y la Obregón.

Galería Pelegrín Clavé

Esta galería, inaugurada en 1862, tiene un plafón decorado con veinticuatro retratos al óleo sobre yeso, enmarcados por octágonos cubiertos con hoja de oro. Los recuadros destinados a cada una de las efigies están realizados con elementos tales como molduras y franjas decoradas con motivos fitomorfos sobre superficies que imitan madera. Al norte figuran: Arquímedes, Euclides, Fidias, Vitrubio, Antemio, Erwin, Geber, Arnolfo di Cambio, Brunelleschi y Juan de Herrera. Al oriente, Leibniz y Humboldt. Al sur, Cimabue, Giotto, Antonello da Messina, Miguel Ángel, Rafael, Tiziano, Velázquez, Murillo, Overbeck y Paul Delaroche. Al poniente, Newton y Galileo.

Ramón Sagredo, pintor mexicano, nacido en Real del Monte, Hidalgo en 1834, es a quien se debe la decoración de esta galería. Sagredo se inspiró en el famoso y enorme Hemicycle, de Paul Delaroche para la École Royale des Beaux-Arts en París Francia.


Galería Obregón o Centenario

La Galería Obregón o Centenario, se inaugura en 1881 como parte de los festejos de los primeros 100 años de la Academia de San Carlos. Incluye doce medallones trabajados en óleo sobre tela, los cuales representan cuatro alegorías de las bellas artes (pintura, escultura, arquitectura y grabado) y ocho retratos de los principales protectores de la Academia: Fernando Mangino, Carlos III, Carlos IV, Jerónimo Antonio Gil, Francisco Manuel Sánchez Tagle, el virrey Martín de Mayorga, el obispo Joaquín Antonio Pérez y don Javier Echeverría. Los trabajos de esta galería fueron encargados a José María Obregón entre 1875 y 1881.


Restauración

En 2001 un equipo especializado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, efectuó la caracterización de los materiales constitutivos del plafón y guardapolvo de la Galería Pelegrín Clavé y de la bóveda de la Galería Obregón, además de evaluar la reversibilidad de los velados colocados en los medallones de la Galería Clavé. El objetivo general de la restauración consistió en la recuperación integral de los espacios, tanto en su ámbito cultural como estético.

Para llevar a cabo exitosamente la restauración, se rescató y respetó la mayor cantidad de original. Los faltantes se reprodujeron empleando las técnicas iniciales y dejando un registro de la ubicación de las mismas. Se buscó ante todo la compatibilidad de los productos usados. De esta manera se rescató el esplendor de las galerías, sin eliminar la historia que ha transcurrido en ellas y que les otorga el valor de pieza clave en el desarrollo de la historia del arte mexicano.

En el año 2007 concluye la restauración de las Antiguas Galerías.